Con ‘La piel que habito’, Pedro Almodóvar alcanza la mayoría de edad en su filmografía con su décimo octava película. Y al igual que cualquier joven deseoso de experimentar sensaciones prohibidas, el cineasta manchego se ha atrevido a saltar, por vez primera, sin la red que suponía la moviola, y zambullirse de lleno en la edición no lineal con Avid.

Almodóvar montó sus primeras dieciséis películas al más puro artesano, sintiendo los empalmes pasar entre sus dedos mientras escuchaba el tintineo de las perforaciones en la moviola. Pese a una cierta resistencia, en Los abrazos rotos, el director manchego ya aceptó montar en Avid pero, agarrado con nostalgia a la moviola, se mantuvo en paralelo todo el proceso de forma tradicional utilizando dicho sistema para el montaje de alguna de las escenas de la película.

Ahora, En la piel que habito ha dado un salto al vacío montando exclusivamente con Avid Media Composer e instaurando un workflow de revisión de dailies en HD que le han aportado un feedback y flexibilidad hasta ahora desconocidos.

A excepción del rodaje llevado a cabo en fotoquímico con una ARRI en 35 mm. en manos una vez más del maestro José Luis Alcaine, todo el proceso de postproducción ha sido completamente en digital. La experiencia no ha podido ser más positiva, reconociendo el propio Almodóvar que el hecho de trabajar en digital, lejos de restarle opciones creativas, le ha abierto todo un universo que apenas ahora comienza a explorar.

Gabriel Corbella, técnico especialista de Avid, tiene la sensación de que Almodóvar superó en Los abrazos rotos ese cierto miedo escénico. “Todo funcionó tan bien, que creo que se convenció de que montar en Avid era mucho más rápido y fluido a la hora de seleccionar tomas, escenas…”, ha comentado Corbella.

“Sin duda, para Almodóvar ha sido un cambio muy grande prescindir de la moviola, pero siempre es una satisfacción comprobar cómo, pese al volumen del rodaje, a menos de un mes de concluirlo, ya estaba montada la base de la película a falta de efectos y detalles. En este trabajo no ha habido ningún problema técnico, ha ido todo muy fluido, funcionando a la perfección”, destaca este reconocido profesional.

Esther García, al frente de la producción junto a Agustín Almodóvar, reconoce que “Pedro tiene un estilo muy propio de hacer cine, una forma muy artesanal de trabajar todo el proceso, de principio a fin. Al entrar en procesos digitales, esa artesanía no se puede tocar… Sin embargo, las experiencias anteriores le brindaron la tranquilidad que necesitaba para prescindir definitivamente de la moviola. La experiencia de Los abrazos rotos fue muy enriquecedora. Pedro vio de forma evidente que se podían plantear mil opciones de montaje más de una secuencia en Avid que en la moviola. Aunque obviamente es un director que siempre tiene las ideas muy claras, Avid se le plantea ahora como una herramienta imprescindible para trabajar con agilidad y calidad, quedando muy contento con los resultados”.

Una de las posibilidades que se le han abierto a Almodóvar, gracias a un entorno de trabajo no lineal, es la posibilidad de acceder al material grabado de forma casi inmediata en el propio set donde se rueda. Para la nueva producción de El Deseo se ha instaurado un flujo de trabajo de dailies en HD en disco duro con los cuales el montador Pepe Salcedo ha podido comenzar a trabajar desde el primer día de rodaje a la par que tanto Almodóvar como el resto del equipo de producción, dirección, fotografía y sonido han podido tener un retorno inmediato del avance del trabajo. Este workflow ha permitido sincronizar imagen y sonido y generar copias en DVD para que cada uno de los profesionales implicados pudiera, sobre la marcha, visualizar los planos rodados en el mismo día.

“El decalaje de un día para otro es algo fantástico, algo que nunca pasaba con el positivo”, afirma Esther García.

A diferencia de otras ocasiones donde el material rodado se transportaba al laboratorio (con el consiguiente retraso en caso de rodajes a cientos de kilómetros de distancia) para obtener un copión sin audio o, en otros casos, una cinta con una alta compresión para montar una versión en PAL con una resolución muy justa, en el caso de La piel que habito, Fotofilm ha telecinado todo el material directamente en disco duro en ficheros MXF con codificación Avid DNxHD 115 de alta definición.

Fotofilm entregaba el daily con el bin, que se copiaba en el proyecto master creado el primer día, con formato 1080p/24 1920×1080. De esta forma, la media en Fotofilm y en El Deseo siempre era la misma.

El equipo de la película ha podido visionar el día a día del rodaje con ayuda de un proyector 4K en el propio laboratorio. Las proyecciones se hacían directamente desde la salida SDI-HD del Avid Media Composer del laboratorio. De esta forma, el montaje offline ha podido en cualquier momento supervisarse en pantalla grande, apreciando detalles de color o foco, exhibiendo así la película en condiciones similares a como resultará la copia final.

La codificación Avid DNxHD, además de reducir espacio en disco, agiliza la transferencia del material e, incluso, permite el acceso simultáneo al mismo si se utiliza sobre redes de almacenamiento compartido como Avid ISIS 5000 o ISIS 7000. Este esquema permitiría, por ejemplo, que varios usuarios puedan compartir el mismo archivo y sincronizar sonido e imagen mientras el montador ya ha comenzado su trabajo.

Hasta ahora en la mayoría de los rodajes se digitalizaba el material con una compresión brutal de 14:1, ahora con Avid DNxHD, la compresión es mínima, trabajando con dailies prácticamente como si fuera negativo.

“Trabajar con ficheros Avid DNxHD ha agilizado los dailies con salida directa a proyección. La agilidad del laboratorio ha sido vital porque cuando ha habido la menor duda de que un plano complicado podría tener algún fallo… inmediatamente nos ha puesto en sobreaviso. La primera semana de rodaje en Galicia, con muchas secuencias de noche, tuvimos alguna alerta por parte del laboratorio, y activamos el protocolo para no encontrarnos con un solo plano con problema de foco, que sería uno de los handicaps de ver los dailies en pantalla pequeña. Los resultados han sido magníficos”, comenta Esther García.

Desde el punto de vista de costes, en este nuevo flujo de trabajo, “el ahorro de magnético, copión, positivo… es evidente y sustancioso” destaca la productora.

De la mano de Salcedo

En La piel que habito, por vez primera, Pedro Almodóvar y Pepe Salcedo han trabajado prescindiendo de la moviola en la nueva sala con Avid Media Composer Nitris DX instalada en la sede de El Deseo. Gracias a las workstations HP y al almacenamiento local de Avid la fiabilidad en el procesamiento y en la protección de datos han estado garantizadas en todo momento.

Esta sala ha permitido a Almodóvar montar “en casa” y ha abierto para El Deseo nuevas posibilidades para digitalizar material de archivo y crear un sinfín de materiales promocionales y versiones para distribución multiplataforma controlando de cerca todo el material y optimizando los incalculables activos de los que dispone la productora.

Montar en la propia productora ha favorecido además el feedback del director con el resto del equipo.

Si hay un profesional que más de cerca ha vivido el acercamiento de Almodóvar a la sala no lineal es Pepe Salcedo. El montador que ha dado cuerpo a todas las películas del director ha reconocido que “Avid ofrece mucha rapidez y posibilidades. Media Composer permite incluso hacer cierto etalonado en calidades muy buenas… En Los abrazos rotos, montábamos en Avid y a la par en 35mm, para un último afinado. Pedro quedó tan satisfecho, que prácticamente no utilizamos el 35 mm. por lo que en La piel que habito aceptó el reto de prescindir del positivo”.

Desde el punto de vista del lenguaje, Salcedo no encuentra diferencias con respecto a la moviola: “un montador puede montar en cualquier sistema físico o electrónico… Hago mi montaje en la cabeza con el material que quiero y a partir de allí lo llevo a Avid. Lo bueno que tiene este entorno de trabajo es, por ejemplo, encontrar rápidamente un determinado plano con una mirada concreta e insertarlo comprobando el resultado”.

Sin embargo, el montador reconoce que en un primer momento fue reacio a la edición no lineal “porque la veía demasiado rápida, no me dejaba reflexionar… pasar una bobina lleva su tiempo y en ese tiempo vas pensando el montaje. Sin embargo, las ventajas de trabajar en Avid son muchísimas. A Pedro le brinda una perspectiva creativa infinita”.

Sobre el trabajo en la nueva película, Salcedo admite que “Pedro ha cambiado su sentido de afrontar una película, con una estética más fuerte que otras, tiene menos color y personajes muy lineales… pero ha sido una de las más complejas a la hora de elegir los momentos, las miradas, los silencios…”.

Esther García añade que “Pedro en muy pocas ocasiones no monta algo que haya rodado… y la planificación que hace en el set ya tiene mucho que ver con el montaje final. Obviamente, todo el mundo rueda pensando en el montaje, pero él de forma mucho más extrema. Hay secuencias que rueda con todo tipo de posibilidades, pero son contadas. Si hubiera tenido dudas, podría haber montado algo al estilo tradicional, pero la verdad es que se ha sentido muy cómodo con el nuevo esquema de trabajo”.

En cuanto a la velocidad de montaje, Pepe Salcedo reconoce que mover archivos grandes no ha supuesto ningún problema. Una vez acabado el rodaje, “Pedro supervisaba el material y esa misma jornada ya estábamos montando, pudiendo así rectificar fotografía o interpretación sobre la marcha”, comenta el montador.

El sonido

En el universo Almodóvar, la imagen va íntimamente ligada al audio, tanto a las magistrales bandas sonoras compuestas por Alberto Iglesias como al sonido directo capaz de crear diálogos del silencio más largo.

El montador de sonido, Pelayo Gutiérrez, destaca que en La piel que habito, “Iván Marín hizo un muy buen trabajo con el sonido directo con un Nagra Digital de dos pistas y apenas se ha doblado a diferencia de la anterior película. A todos los directores les cuesta mucho doblar… y que parezca sonido directo siempre es un reto. Por eso, Pedro le da mucha importancia al sonido narrativo y depurado captado en directo”.

De su experiencia con Pro Tools, Gutiérrez reseña que es “una herramienta potentísima. Yo no podría trabajar con otra en producciones como ésta en la que nuestros ambientes, con una captación difícil con mucho reverb que transmite una atmósfera de soledad sin llegar a ser un sonido excesivamente narrativo, se mimetizaron a la perfección con la música de Alberto Iglesias”.

Utilizando plugins como Flux, que permite modificar timbres y formantes de voz para rejuvenecerla o envejecerla, Gutiérrez ha logrado un sonido con un particular tono angustioso.

En La Bocina se llevó a cabo el montaje del sonido, doblajes, y efectos de sala; y, posteriormente la mezcla final se concluyó en Cinearte en Pro Tools. En total, se han invertido diez semanas para las primeras etapas (cinco sólo para diálogos) y cuatro para la mezcla final y materiales internacionales. “Estoy muy contento con el resultado”, confiesa Gutiérrez.

Tras su paso por Cannes y su estreno en España, Francia y Reino Unido, La piel que habito viajará a Italia y otros países centroeuropeos. Estados Unidos estrenará el 14 de octubre y partir de ahí Latinoamérica, Asia y Australia. La película se distribuye con una media de unas 300 copias en países como España, Francia o Reino Unido con tradición de estrenos simultáneos.

Por último, destacar que Almodóvar ha quedado tan convencido de la eficacia de los entornos no lineales que, incluso, como admite Esther García, “está dispuesto a probar tecnología digital a la hora de rodar…” Sin duda, un nuevo salto al vacío del genial director manchego.

Imagen de previsualización de YouTube

FICHA TÉCNICA

  • Director

Pedro Almodóvar

  • Guión

Pedro Almodóvar, con la colaboración de Agustín Almodóvar y basado en “Tarántula” de Thierry Jonquet (Éditions Gallimard)

  • Productores

Agustín Almodóvar y Esther García

  • Música

Alberto Iglesias

  • Montaje

José Salcedo

  • Director de fotografía

José Luis Alcaine

  • Director artístico

Antxon Gómez

  • Productora asociada

Bárbara Peiró

  • Director de producción

Toni Novella

  • Sonido directo

Iván Marín

  • Editor de sonido

Pelayo Gutiérrez

  • Mezclas

Marc Orts

  • Maquillaje

Karmele Soler

  • Peluquería

Manolo Carretero

  • Vestuario

Paco Delgado, con la colaboración de Jean-Paul Gaultier



Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.


Otros artículos sobre , , , , ,
Por • 15 sep, 2011
• Sección: Cine / Técnica, PA Destacado (Suplemento), Postpro