La televisión sigue siendo el medio de comunicación elegido por la mayoría de la población para entretenerse. Pasar el rato, ya sea con amigos o en familia, frente a la pantalla televisiva es la razón más esgrimida por los encuestados en un estudio realizado por Carat Expert.

TelevisiónLa audiencia escoge la televisión principalmente como un medio de entretenimiento o de ocio y, secundariamente, como un medio informativo. Esto significa un cambio importante en la conceptualización del medio que responde a una evolución social a la par que a una revolución tecnológica. La visualización de programas o series en Internet aparece hoy en día como una oportunidad para las cadenas de televisión de llegar a sus públicos de una forma novedosa, pero no por ello se ha dejado de ver la televisión, más bien todo lo contrario tal y como indican los datos que publica el Libro de la Televisión 2009 partiendo de datos de un estudio realizado por Carat Expert.

Con los nuevos soportes, la audiencia toma la iniciativa en la búsqueda de los contenidos a través de la Red o en el móvil, provocando un consumo más adaptado a su tiempo libre y a sus gustos particulares. El espectador ha cambiado su forma de ver la televisión pero no ha dejado de verla. Las horas de emisión siguen creciendo cada año por el aumento de canales a pesar de que la cuota de audiencia de las distintas cadenas haya evolucionado a la baja en el caso de las principales entidades públicas y privadas; al finalizar 2008 la cadena líder volvía a ser Telecinco, con una cifra en torno al 18%, seguida por TVE, con un 16,9%, y Antena 3 TV con un 16%. También las televisiones integrantes de la Forta reducían su cuota de pantalla de un 17 a un 14,5%, mientras las temáticas pasaban de un 1,8% al 13%, las locales ascendían del 1,5 al 2,2% y Cuatro y La Sexta, más recientes en el panorama audiovisual, marcaban un 8,6% y un 5,5%, respectivamente.

La evidente fragmentación de audiencias que muestran estos datos se ha agudizado aún más en 2009, año en el que las principales cadenas han llegado a perder hasta un 43% de cuota de pantalla en el caso de La 2, un 31% TVE 1, casi un 26% Antena 3 y un 18,8% Telecinco. Las televisiones autonómicas han perdido un 15% de 2008 a 2009. Esta tendencia significa problemas para la financiación de las diversas cadenas y perjudica aún más la rentabilidad de los operadores establecidos por dos razones básicas: el desplazamiento de la inversión publicitaria hacia medios no convencionales (fundamentalmente, medios digitales), y la aparición de nueva ventanas donde los proveedores de contenido puedan explotar su propiedad intelectual.

El perfil de las cadenas

Todas las televisiones contribuyen “a pasar el rato”, pero cada una es percibida por los espectadores de forma diferente y en consecuencia para “ratos” diferentes.

TVE se percibe como una cadena seria, con una audiencia mayoritariamente masculina (16,7%), de clase baja (18,4%) y muy alta (16,6%), con edades avanzadas (aunque comienza a mostrarse un incremento del público infantil en TDT), que buscan “estar informados”, “aprender algo” y entretenerse. La 2 es la cadena preferida por las clases altas, sin apenas diferencia entre los géneros o la edad, que se encuentran muy repartidos, y su diferencia está en la información, opción más elegida por los encuestados para sintonizarla.

Por lo que a las privadas se refiere, Telecinco se define en relación a una audiencia femenina (20,8%), de clase media-baja, con una edad menos homogénea ya que la ven tanto los jóvenes como los adultos hasta 64 años, y se elige en función de la secuencia “entretenimiento-tener algo de qué hablar”, y en menor medida para estar informado o al día. Por su parte, Antena 3 capta a un sector de población más joven, que va entre los 13 y los 24 años (21,4%), su audiencia se encuentra en los segmentos de clase social media y baja, y se sintoniza principalmente para el consumo de programas de variedades y entretenimiento. En cuanto a Cuatro, es claramente una cadena con una audiencia joven menor de 34 años, que responde a una clase media, y sin un género definido puesto que manifiestan verla tanto hombres como mujeres. La eligen para estar informados y por sus programas de variedades, aunque también despunta el apartado de ficción. Por último, LaSexta, tiene una audiencia mayoritariamente masculina, de entre 25 a 54 años, de clase social media, y destaca con diferencia en su apartado de variedades.

Las autonómicas, en cambio, según este estudio, serían la opción de la clase baja, tanto en un género como en otro, y suponen una importante oferta informativa y de ficción para los espectadores.

La imagen de cada una de las cadenas ante su audiencia es correspondida en función de un dato objetivo: su programación. TVE 1 y La 2 son las cadenas que más proporción dedican en su parrilla al género informativo, seguida de Cuatro y las cadenas autonómicas; Telecinco lo dedica casi por igual a la información y las variedades; Antena 3 casi duplica el género de variedades con respecto al informativo que, por otro lado, se sitúa a niveles cercanos a la oferta de ficción; La Sexta se decanta más por una oferta de variedades y ficción, y La Forta mantiene unos niveles similares entre información y ficción.

En esta radiografía de la actual fragmentación de audiencias se muestra una tendencia: la audiencia elige según el perfil de la cadena primero entre información y entretenimiento, y después selecciona de nuevo entre la oferta de entretenimiento. El resultado es una mayor fragmentación en los géneros de variedades y ficción, en la que tiene menos relevancia la marca de la cadena. Aquí es donde los contenidos marcan la diferencia.

Être Sociable, partagez !

Est-ce que vous avez aimé cet article ?

S'abonner à notre Flux RSS et vous ne manquerez pas n'importe quoi.


Autres articles sur , , , , , ,
Par • Le 18 décembre 2009
• Section : Télévision