Pablo PalazónShevernatze es el primer largo del director Pablo Palazón protagonizado por Jesús Noguero, Melani Olivares, la encantadora Paz de la serie Aída, y Saturnino García. Shevernatze es una road movie, de producción independiente, que a grandes rasgos cuenta, de manera metafórica, la epopeya de Jonás que quiere obtener el Guiness por conducir más kilómetros marcha atrás e impresionar de paso a su ex-novia.

La película ya ha participado en diversos festivales y ha obtenido, entre otros el Premio Alma al mejor Guión Original en el Festival de Málaga (2007), en la sección Zonazine, el premio de Mejor Película y el Premio del Público en el Festival de Viña del Mar- Chile (2007) y el Premio al Mejor Actor en el Festival Internacional de Comedia de Peñíscola (Jesús Noguero) en 2008.

¿Cómo surgió la idea del guión? ¿Cuál es el punto de partida de la historia?

Fue en un día a finales del siglo pasado. Estaba saliendo de la agencia en la que trabajaba como creativo. Había sido uno de esos días en los que el cliente te amarga la vida, y como si pudiera hacer algo para compensarlo, me despedí de unos compañeros diciendo en broma “me voy a casa marcha atrás”. Entre ellos estaban Carlos Yuste (el co-guionista de Shevernatze) y David Bellido, dos compañeros con los que había escrito mi primer guión de un corto. Ellos se rieron y me dijeron que sería una buena idea para otro cortometraje. En aquella época quería escaparme de las barreras de la publicidad, junto con Carlos estábamos todo el día buscando hueco, entre anuncio y anuncio, para pensar nuevos guiones. Así que nos pusimos a trabajar sobre la idea del hombre marcha atrás inventando el viaje más delirante que se puede escribir en 10 páginas. Shevernatze en su versión de cortometraje se convirtió en nuestro guión favorito y empezamos a moverlo por diferentes productoras con muy buenas expectativas.

¿Qué significa la palabra Shevernatze?

Es una psicofonía que resume el espíritu de la historia, pero en aquel momento era simplemente una palabra absurda que me vino a la cabeza un día que jugaba al Pint Ball con mis compañeros de trabajo. Buscábamos un título para un video navideño de la agencia, y esa palabra, sin saber bien por qué, nos pareció perfecta. Años más tarde, cuando Shevernatze era ya un guión de largo, una amiga nos hizo notar un detalle sorprendente que parecía un guiño del destino: Shevernatze al revés dice “Estánrevés”. Cien por cien casualidad, y curioso tratándose de un hombre que conduce
marcha atrás.

¿Cómo fue lo de estar en publicidad y dedicarse a ser guionista a tiempo completo?

Fue una especie de salto al vacío. Dejé mi trabajo de creativo, mi sueldo fijo y me dediqué al guión. Tenía mucha libertad y sobrevivía haciendo free-lance en publicidad.

Shevernatze

¿Cuáles fueron los entresijos del guión, hubo muchos cambios desde la idea original?

Las primeras versiones de Shevernatze se hicieron rápidamente, pero un momento dado comenzaron los problemas de reescritura. Yo no sabía hasta qué punto era fundamental reescribir el guión, tampoco había sentido en mis carnes la diferencia entre un corto y un largo. Todo eso dio pie a un sin fin de reescrituras. Pasaban los meses y el guión nunca estaba terminado. Pasaba toda la semana reescribiéndolo y los fines de semana se juntaba Carlos con sus aportaciones. La sexta versión nos pareció que tenía una estructura aceptable a pesar de ser una historia tan barroca. Tenía la referencia de Jo, qué noche, de Scorcese, y además de la historia principal, del personaje que quiere ir marcha atrás para conseguir el Guiness, contábamos con tres tramas secundarias. Era una oda al absurdo, al humor en serio, de cierta forma, una metáfora de que para avanzar no siempre se tiene que ir hacia delante, que las cosas no son lineares.

¿Cómo se pasó del papel a la gran pantalla?

Después de tanto reescribir el guión, Carlos y yo estábamos decididos rodarla como fuera y a partir de ese momento empieza nuestra lucha y búsqueda por darle vida al guión. Bárbara Fraguas, una de las muchas impulsoras del proyecto, se suma a él y con ayuda de su padre estructuramos el plan de rodaje. Otra amiga, Lorena Mendiola, que más tarde sería la directora de arte, diseñaba todas las carátulas de los guiones y los imprimía clandestinamente en la agencia en la que trabajaba. El salto definitivo se dio cuando ya teníamos reunidos 51.000 Euros recaudados con la ayuda de familiares, ahorros propios e incluso la aportación de un publicista a cambio de tener un papel en la película. Carlos Yuste, el coguionista y asistente de dirección, decide hacer la locura de dejar su trabajo para dedicarse a la película y con la ayuda de Bárbara empezamos a mover el guión por productoras. Como no conocíamos a actores, encuadernamos y distribuimos guiones a todo actor del Cineguía que en su momento nos cogió el teléfono. Entre todos los guiones que lanzamos cual espermatozoides por todo Madrid, tres encuentran un óvulo receptivo: Esther Cocero, Melani Olivares, y Salva Gómez, ayudante de dirección de Garci en aquel entonces. Gracias a Esther y a Melani conocemos actores fantásticos que se van sumando al proyecto. Poco a poco se incorporan Roberto Álamo, Saturnino García, Raquel Pérez, Silvia Casanova, Silvia Mir.

Ha sido un proyecto largo que desde su gestación hasta el rodaje y distribución tiene ya ocho años…

Ha habido sobre todo muchos altos y bajos. Pensamos en rodarlo a comienzo de 2004 pero tuvimos que esperar. La cosa se complicó, yo ya llevaba tres años que había dejado la agencia de publicidad donde trabajaba así que había decidido volver al trabajo con la frente marchita y aparcar el proyecto. Pero en la primavera de aquel año recibí una llamada decisiva del que sería el jefe de producción, Josito (José A. Sánchez, director de producción), diciendo que estaba dispuesto a embarcarse en el rodaje. Hice encaje de bolillos para poder obtener el resto del presupuesto, entre más aportaciones familiares y un préstamo pudimos lanzarnos a la segunda etapa de Shevernatze. Fue increíble el compromiso de todos los que venían colaborando con la película, desde actores, hasta equipo técnico y otra gente que se había subido al carro porque les había gustado el guión.

Al ser una película independiente y con un presupuesto muy reducido, ¿hubo muchos problemas para rodar?

Hubo todos los problemas posibles e imaginables, empezando por el guión que se redujo a la tercera parte. Una vez más nos encaramos a los folios y en dos semanas teníamos la versión definitiva. A seis semanas del rodaje, el actor que sería Jonás, el protagonista de la historia, da señales de poca adaptación a un rodaje de características tan peculiares e casi por milagro nos encontramos a Jesús Neguero que fue como un regalo para todos nosotros. Recuerdo que por aquel periodo me quedé en los huesos de los puros nervios y de los contratiempos que iban surgiendo: los cambios
de localizaciones el mismo día del rodaje y los consecuentes cambios de luces ya que buena parte de la película se filma por la noche, alguien del equipo que sufre un accidente y no puede rodar. Recuerdo por ejemplo, que el mismo día de rodaje, un campeón de España de Aeromodelismo estrella su avión que era clave para una secuencia de la película, o que Melani, que
en aquella época estaba rodando una serie en Barcelona tuvo que venir sin dormir, actúa perfecto y además paga el billete de su propio bolsillo.

Shevernatze

¿De qué manera el hecho que la película fuera producida sin ningún tipo de ayuda influyó en el producto final?

En todo, desde el corte radical del guión hasta la propia postproducción y distribución. Para rodar, tuvimos que hacerlo todo a ritmo de infarto porque la historia era nocturna y en cuanto amanecía no podíamos seguir grabando (grabamos durante las noches más cortas del año). No había tiempo de repetir, había que intentar hacerlo todo siempre a la primera toma, las segundas eran pocas y las terceras, raras.

¿Y una vez rodada la película?

La euforia del rodaje se saldó con tres días de fiesta, con el sentimiento de haber superado el primer gran eslabón, pero después vino una resaca al ver que en dos Samsonites tenía 50 horas de brutos que habría que montar y todo lo demás, era como empezar de cero. Tuvimos dos años de vacío. Entre los todos los problemas y contratiempos, el más fuerte fue la muerte de Luis Guillén. Él era quien nos haría todo lo relativo al sonido y su muerte casi nos derrumba. Pero en una especie de homenaje a él y en un gesto de amor al arte, sus compañeros David y Manuel toman las riendas del asunto y hacen horas extras para poder concluir el sonido. Pero una vez que la película está lista empieza la lucha por la distribución que en sí es otra lucha sin tregua. Nosotros mostrábamos la película a todo el que podíamos, buscábamos contactos, alguien que pudiera entrar en el proyecto y en esa inmensa lista están Javier Fesser, Luis Manso, Monigote y José Luis Cuerda, que han hecho lo que han podido y han demostrado su compromiso con el cine. Después de tocar en muchas puertas, hemos dado con Impacto Films y ya estamos a punto de estrenar. ¡Parece mentira!

¿Qué se siente al llegar al final de esta epopeya?

Sentimientos contradictorios. Por un lado, han sido ocho años soportando a Jonás Bargueño (protagonista de la historia) conduciendo mi vida marcha atrás, sin rumbo fijo y exigiéndome todo tipo de sacrificios. Pero gracias a Shevernatze he vivido una aventura apasionante en la que me he topado con gente encantadora y soñadora lo suficiente para apoyar a Shevernatze, técnicos, actores, mucha gente que es capaz de trabajar por puro amor al arte. Ahora estamos centrados en la promoción de la película, otra batalla en la que hemos desarrollado una estrategia de promoción de guerrilla utilizando todas las herramientas posibles. Hemos decidido promocionar por los canales clásicos y también utilizando las redes sociales, cápsulas virales por Internet compuestas por pequeños sketchs de gente promocionándola, como Javier Fesser, Luis Cano (Gomaespuma) y muchos otros.

Making off

Imagen de previsualización de YouTube

Trailer

Imagen de previsualización de YouTube



Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.


Otros artículos sobre
Por • 1 oct, 2009
• Sección: Entrevistas, PA Destacado (Primer Plano)