Para el descenso a las Marianas, Cameron ha optado por equipar el mini-submarino Challenger Deepsea con una RED Epic 5K con una lente de gran angular. Como apoyo a la RED Epic, el director desplegó otras cuatro cámaras de alta definición, dos de ellas montadas en un rig estereoscópico.

“No he visto ningún pez, ni nada que pudiera tener señales de vida. Un lugar inhóspito, parecía la Luna”. Con esta palabras ha descrito el director James Cameron su histórico viaje submarino en solitario a la fosa de las Marianas, el punto más profundo del planeta con casi 11 kilómetros de profundidad.

Hasta la fechas, esta zona de las profundidades sólo había sido explorada en la década de los 60 por el estadounidense Don Walsh y suizo Jacques Piccard.

La expedición de Cameron, un auténtico apasionado del mar, se ha llevado a cabo a bordo del buque de exploración Mermaid Sapphire en un proyecto impulsado por el propio cineasta junto a National Geographic.

Aunque inicialmente estaba previsto que Cameron explorase las Marianas durante seis horas, algunos problemas con el mini-submarino Deepsea Challenger en el que descendió, obligaron a adelantar el fin de la misión. Finalmente exploró el fondo del mar durante tres horas antes de comenzar los 70 minutos de duración del ascenso a la superficie.

El Deepsea Challenger es un vehículo de siete metros de altura y un habitáculo de poco más de 100 centímetros de ancho, equipado con brazos robóticos y un potente panel de luz de LED de 2,5 metros.

James Cameron, un veterano con más de 70 inmersiones en sumergible, no es ajeno a filmar bajo el agua como quedó patente en The Abyss (en esta ocasión en un tanque de agua inmenso) y en los documentales sobre el Bismarck y el Titanic.

Rodaje

Para el descenso a las Marianas, Cameron ha optado por equipar el Challenger Deepsea con una RED Epic 5K con una lente de gran angular. La RED recogió imágenes durante las casi tres horas del paseo submarino en las profundidades.

Como apoyo a la RED Epic, el director desplegó otras cuatro cámaras de alta definición, desarrolladas expresamente para este proyecto, dos de las cuales estaban montadas en un rig estereoscópico.

Cameron, precursor del 3D, considera que la película estereoscópica no sólo impresionarán al público sino que, además, ayudará a los científicos a determinar la escala y medida de los objetos y criaturas que encontró.

Tras el éxito de la inmersión, hay muchas posibilidades de que el Challenger Deepsea vuelva a bajar al fondo de las Marianas en esta ocasión con un cordón umbilical de fibra óptica, para que los científicos serán capaces de estudiar las imágenes en vivo enviadas desde el submarino.

El material filmado por James Cameron servirá de base para un documental producido por National Geographic y, según algunas fuentes, podrían servir también en algunas secuencias de la secuela de Avatar, cuyo estreno está previsto para 2016.

Imagen de previsualización de YouTube

Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.


Otros artículos sobre ,
Por • 28 mar, 2012
• Sección: Captación, Cine / Producción, Cine / Técnica, PA Destacado (Destacado) AM, Tv Producción