es:lang="es-ES"
1
1
https://www.panoramaaudiovisual.com/en/2011/01/04/la-posesion-de-emma-evans-el-making-off-de-cien-minutos-de-terror/

De presupuesto limitado y actores ingleses poco conocidos, el director Manuel Carballo ofrece en ‘La posesión de Emma Evans’ una nueva mirada, desde el realismo y el naturalismo, sobre el fenómeno del exorcismo en su segunda película. El aspecto que más llama la atención de esta producción, con claro enfoque internacional al más puro estilo Filmax, es que huye del efectismo tan habitual en este tipo de film.

blank

De presupuesto limitado y actores ingleses poco conocidos, el director Manuel Carballo ofrece La posesión de Emma Evans una nueva mirada, desde el realismo y el naturalismo, sobre el fenómeno del exorcismo en su segunda película tras El último Justo. Protagonizada por Sophie Vavasseur, Stephen Billington y Richard Felix, ofrece una nueva versión de todo un clásico que William Friedkin llevó a lo más alto con El exorcista (1973).

Producida por la española Filmax, la película adopta con naturalidad los tópicos de este género huyendo del efectismo. Tanto Carballo como el guionista de la cinta, David Muñoz, han logrado hilvanar la historia de una familia que se ve acosada por fuerzas externas en forma de posesión diabólica, colocando al exorcismo en su justo punto para, lejos de ser el epicentro sea la excusa para exponer el derrumbe de esta familia.

La película cuenta la historia de Emma Evans, que harta de su opresivo y autoritario ambiente familiar, decide hacer algo para cambiar su situación, pero lo único que consigue es abrir las puertas a las oscuras fuerzas del mal que llevarán horror y tragedia a su hogar. Sus padres son sobreprotectores, agnósticos y excesivamente estrictos con la educación de sus hijos, por eso ella quiere una vida distinta, quiere ser libre. Inexplicablemente empieza a sufrir unos extraños ataques que sus padres atribuyen a problemas psicológicos, pero ella sabe que tienen un origen muy distinto.

La posesión de Emma Evans iba dirigida en un principio a un público adolescente pero el proyecto durante la propia producción fue madurando logrando un resultado que puede interesar a todo tipo de público.

blank

Ambiente semi-documental

La película se rodó durante seis semanas en Barcelona y alrededores, Badalona, Caldas y una pequeña parte en Londres, contando con un casting dirigido por Luci Lenox y Pep Armengol.

El aspecto que más llama la atención de esta producción, con claro enfoque internacional al más puro estilo Filmax, es que huye del efectismo tan habitual en este tipo de film. Carballo ha buscado un un tono realista en una historia más o menos clásica de posesiones con elementos argumentales novedosos, con un enfoque estilístico y visual rompedor y moderno. Carballo ha logrado plasmar un ambiente semi-documental que logra realzar los elementos terroríficos y dramáticos mezclando las convenciones del género, con retrato social y elementos desasosegantes.

«El exceso de efectos especiales, de planificación, de truculencia e incluso el exceso de postproducción iban en contra del espíritu realista de la película, quería reducir esos elementos al mínimo», ha comentado el director.

En cuanto al montaje, que ha llevado a cabo Guillermo de la Cal, está dispuesto en un ritmo fragmentado, un magistral reflejo del derrumbe progresivo de esta familia.

blank

Fotografía

En la fotografía, Javier Salmones ha optado por planos muy neutros pero de gran profundidad dramáticae hiperrealistas llegando, incluso, a incluir planos grabados con cámara de vídeo, en plano fijo y con un trípode. En otros, cámara al hombro, Salmones logra un efecto realmente vertiginoso y agobiante con violentos y exabruptos cambios de plano.

Tanto el vestuario, mimado por María Engo, como el maquillaje (obra de Karol Tornaria y DDT en los efectos especiales), la peluquería (Susi León) y sonido (diseñado por Fabiola Ordoyo) otorgan a la cinta un realismo pocas veces visto en la gran pantalla. Josep Rossell se hizo cargo de la dirección de arte, mientras que la música la compuso Zacarías M. de la Riva

Al frente de esta producción de Julio Fernández han estado Sandra Fernández, Carlos Fernández y Carla P. de Albéniz.

Manuel Carballo ha comentado que «en La Posesión de Emma Evans el elemento fantástico que irrumpe en la economía racional de un universo cotidiano, distorsionándolo todo, es la posesión demoníaca. A partir de este acontecimiento irracional, la historia desarrolla una serie de temas universales que enlazan con algunos de los mitos culturales y humanos más clásicos: el de Fausto (el miedo atávico a la enfermedad, la locura, la dicotomía entre la fe y la razón) y el de Edipo y Electra (el enfrentamiento generacional entre padres e hijos). Ambos aportan solidez dramática a la historia, así como un enfoque original al tema de la posesión infernal, ya clásico dentro del género de terror.Emma, una joven descontenta con su situación vital, representada por unos padres rigurosos e intervencionistas, se rebela contra su entorno más cercano para encontrar su sitio en el mundo. Un sitio libre de ataduras y servidumbres no deseadas que, de momento, es incapaz de asumir. Una búsqueda natural en una adolescente que, en este caso, encontrará un aliado poco recomendable: el Diablo».

Los efectos

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=2Fk_xVf6fKI[/youtube]

El estilo

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YgtLrPY6TcE[/youtube]

La levitación

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=VRpLKYnCxu8[/youtube]

Los personajes

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=EMdZY6x5l3E[/youtube]

Trailer

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Z10rneAEjxg[/youtube]

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 4 Ene, 2011
• Sección: Cine, Cine / Técnica, Suplementos