es:lang="es-ES"
1
1
https://www.panoramaaudiovisual.com/en/2011/02/17/chicorita-el-making-off-de-la-pelicula-ganadora-del-goya-a-animacion/

El director Fernando Trueba, ganador del Oscar por ‘Belle Epoque’, el diseñador Javier Mariscal y Tono Errando, director de audiovisual en el Estudio Mariscal se han unido en ‘Chico&Rita’ para contar una historia de amor en una animación muy poco convencional que ya les ha valido numerosos premios, entre ellos el Goya a la Mejor Película de Animación. Éste es el making off de este apasionado proyecto…

blank

Unidos por su común admiración y pasión por la música y la cultura cubanas, Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando nos ofrecen en Chico&Rita una sensual recreación de una época, La Habana y New York en plena efervescencia del jazz.

En la Cuba de finales de los cuarenta, Chico y Rita inician una apasionada historia de amor. Chico es un joven pianista enamorado del jazz y Rita sueña con ser una gran cantante. Desde la noche en que el destino los junta en un baile de La Habana, la vida va uniéndolos y separándolos como si de la letra de un bolero se tratara.

Con un presupuesto de 10 millones de euros, en su producción participan la productora de Trueba, el estudio Mariscal, y, con un 45%, la empresa británica Magic Light Pictures, Chico & Rita presenta una apasionada historia de amor entre un pianista y una cantante que se conocen durante la Revolución Cubana, época que coincide con la evolución del jazz. La pareja emprende viaje de La Habana a Nueva York, pero el destino les irá uniendo y separando durante sus vidas.

La película recrea sobre imagen real un sugerente paisaje urbano de La Habana y Nueva York de los años 40 y50. En el proyecto han contado con la colaboración del escritor Ignacio Martínez de Pisón y del músico Bebo Valdés, responsable de la que ya se dice, su espléndida banda sonora, y a quien han dedicado el film. Estrella Morente también colabora en la película, interpretándose a sí misma y participando en el tema principal.

En los 90 minutos de metraje se han utilizado casi 130.000 fotogramas, repartidos en 146 secuencias, basados todos en dibujos originales de Mariscal. Gracias a complejos procesos técnicos y creativos, desarrollados en muchas ocasiones en los propios estudios de Mariscal, Chico&Rita consigue un peculiar efecto. El espectador olvida en muchas ocasiones que está viendo una película de animación.

Fernando Trueba comentó a Panorama Audiovisual minutos después de recibir el Goya que “en las películas de animación y real, los actores hacen lo que les pides y también aportan algo… en este caso aportan sus creadores, sus animadores… en un proyecto de seis años”.

Javier Mariscal añadió que “partiendo de un buen guión, y un story en vídeo y en tiempos, desarrollamos software para la película. Llevamos a cabo muchas pruebas y al final decidimos ir a Cuba para grabar con actores reales y captar referencias. Lo más importante es que hemos disfrutado mucho con este proyecto”.

En el guión del film han intervenido Fernando Trueba e Ignacio Martínez de Pisón, encargándose de la producción Cristina Huete, Santi Errando, Martin Pope y Michael Rose con Steve Christian y Marc Samuelson como productores ejecutivos.
La dirección de animación está firmada por Manolo Galiana quien ha supervisado un amplio equipo de profesionales encabezados por Bojan Pantellic (dirección creativa de personajes), Nuria Puig (color), David Campassol (3D), José Carlos Jiménez (2D).

Pedrín E. Mariscal, Carlos Arroyo y Marcello Quintanilla han trabajado mano a mano en la dirección artística, el storyboard y el desarrollo de personajes.

Para el montaje, Trueba y Mariscal confiaron en Arnau Quiles y Pelayo Gutiérrez y Nacho Royo-Villanova en el sonido y las mezclas. Apuntolapospo ha sido la empresa escogida para la postproducción íntegra del finishing de la película, incluyendo desde la corrección de color hasta todo el proceso de deliveries (para televisión y ventas internacionales), pasando por la masterización DCDM del film y copias DCP.

blank

Un trío creativo

El ganador del Oscar Fernando Trueba (Belle Epoque) conoció al diseñador y artista Javier Mariscal hace diez años cuando le encargó el cartel y la creación gráfica para su documental sobre el jazz Latino Calle 54. A partir de allí, comenzó una fructífera colaboración: Mariscal realiza el interiorismo de la Sala Calle 54 Club en Madrid y diseña toda la imagen gráfica relacionado con la discográfica de Trueba, Calle 54 Records. Mariscal ha asegurado que «fue como encontrar un nuevo hermano. Muy pronto, nos hicimos íntimos amigos».

La idea de hacer un largometraje de animación surgió de uno de los vídeos, La Negra Tomasa del músico cubano Compay Segundo. «Fernando lo vio”, dice Mariscal, “y dijo: “es fantástico, me encanta como ha captado La Habana”.

El hermano menor de Mariscal, Tono Errando, es uno de los cuatro hermanos que trabajan en el Estudio Mariscal en Barcelona. Con formación en la música, el cine y la animación, se encarga del lado audiovisual de la empresa y fue la elección lógica a la hora de unir las energías creativas de Trueba y Mariscal. Errando a destacado que “Trueba nunca había hecho animación y Mariscal nunca había realizado una película. La cuestión era: ¿cómo podíamos trabajar de manera que pudiésemos aprovechar al máximo sus talentos?”

Desde el principio, estaban entusiasmados con la idea de hacer una película sobre la música que existía en La Habana durante el final de los años cuarenta y cincuenta. “Ese período es precioso por su diseño y arquitectura, y eso lo convierte en parte del mundo de Mariscal”, dice su hermano. “Musicalmente, es una época dorada durante la cual talentos cubanos se unen a talentos anglo-sajones. Esta fusión cambió la música de la época”.

A pesar de su conocimiento enciclopédico y su enorme entusiasmo por la música cubana de este período, fue Trueba el que insistió en que esto debería ser el trasfondo y no la historia. Comenta Mariscal: “Yo le dije: esto puede estar muy bien, la historia de los músicos. El contestó que no, que era meramente el contexto y nada más, que deberíamos concentrarnos en que el guión fuese una historia de amor. Es decir un clásico: una chica y un chico. Ella es una cantante y él un pianista. Como un bolero. Los boleros para los latinos son historias de amor terribles del tipo: no volveré a besar porque has besado los labios de otro. Son siempre de este tipo”.

Trueba continúa: “para mí, Chico & Rita es una canción, una canción romántica, un bolero. Es la historia de dos personas jóvenes en Cuba al final de los años cuarenta y la manera en que la vida les une y separa como en una canción. Es una película llena de música, amor, sensualidad y color”.

blank

Filmado en La Habana

A pesar de que Chico & Rita es un largometraje de animación, los co-directores se pasaron cuatro semanas filmando en La Habana, lo cual resultó inestimable por dos razones. Trueba ha remarcado que “puedes darle la información óptica sobre los movimientos de los actores a los animadores y también puedes crear movimientos con la cámara más orgánicos, más humanos”. Pero reconoce que se resistía inicialmente: «pensaba, estoy realizando una película de animación por una vez, no necesito trabajar con actores. Fue Tono el que me convenció de que debía hacerlo y tengo que reconocer que tenía toda la razón”.

Errando ha añadido que “el cuarto día del rodaje, recuerdo que al final de la noche, Fernando me dio un abrazo efusivo y dijo: Vale, ahora entiendo por que estamos haciendo esto. Estamos llevando el alma del guión a la película”.

Antes de poder comenzar a dibujar las numerosas localizaciones de interiores y exteriores en Cuba, Mariscal realizó un intenso viaje de investigación. Aunque el estancamiento económico del régimen castrista ha evitado que La Habana fuese transformada por el rápido desarrollo que se ha visto en la últimas cinco décadas, muchos de los edificios están deteriorados por el paso del tiempo. Los realizadores se toparon con un tesoro inesperado al descubrir que el gobierno de la época había preservado un archivo de fotografías de cada una de las esquinas de La Habana a partir de 1949, “que coincidía con la fecha de arranque de nuestra historia”.

También encontraron fotos tomadas dentro de los aviones que trasladaban a los norteamericanos a esta isla de fiestas. Dice Mariscal: “Todos los días llegaban aviones procedentes de Nueva York, Washington y especialmente Miami. En estos vuelos les acompañaban un conjunto de músicos cubanos contratados para entretenerles. Encontramos fantásticas fotos de músicos tocando y norteamericanos fumando, borrachos”. El artista regresó a Barcelona inspirado. “Las fotos que encontramos nos aportaron mucha información sobre los cubanos de esa época, las ropas que vestían, sus caras, sus calles, sus anuncios, coches, bares, es decir… la vida increíble de una increíble ciudad”.

La Habana vs Nueva York

El tono y aspecto de la película toma un giro dramático cuando la acción pasa a Nueva York, primero con Rita y luego con Chico, marchándose para perseguir sus sueños. Errando ha señalado que «la Habana y Nueva York son dos personajes más de la película. Estas dos ciudades estaban muy vinculadas. La Habana era el cabaret de Nueva York. La mafia neoyorquina estaba muy presente. Nueva York es una ciudad muy vertical; La Habana, en cambio, es muy horizontal. La Habana es muy soleada y cálida, y con lo que se refiere a color es muy rica, usando casi todos los colores de la paleta; Nueva York es prácticamente monocromática. Esto es una parte muy importante de la película”. “Tenemos a La Habana y a Nueva York. Tenemos lo latino y lo anglo-sajón. ¿Qué significa latino? Es un color, es una música, es la moda, es una forma de difundir el amor”, ha añadido Mariscal.

blank

Colaboración creativa

Para Errando “Trueba y Mariscal tienen muchas cosas en común y comparten muchas pasiones. Por otro lado, tienen una manera muy distinta de realizar su trabajo. Trueba es una persona muy racional, muy académica. Piensa mucho antes de tomar una decisión, sabe exactamente por qué lo está haciendo. Mariscal es todo lo contrario, necesita saltar en el aire aunque no tenga idea de dónde vaya a caer. Le encanta ese riesgo de encontrar las cosas, porque siempre anda buscando algo nuevo. No le gusta repetirse. Le encanta romper las reglas. Siempre intenta reinventarse. Los dos entendieron desde el principio cual era el espacio de cada uno. Esto facilitó las cosas. Al principio era respeto, pero a lo largo de este proyecto ese respeto se ha ido transformando en, además, una gran admiración mutua. Disfrutaban viendo lo que hacía el otro”.

Fernando Trueba ha afirmado que “fue una colaboración muy fluida, porque la función y trabajo de todos estaba bien definida desde el principio. Mariscal iba a hacer todo lo artístico, los dibujos, la creación de los personajes y los entornos, y yo tenía que escribir, realizar los planos, los movimientos de cámara, el guión y la música. Tono tenía que asegurar la realización de todo esto, porque lógicamente alguien tiene que estar al mando. Era una trinidad que funcionó muy bien. Estoy muy contento con su desenlace”.

El estilo de animación

Una decisión creativa clave para los realizadores fue el estilo de animación: ¿Cuánto de real, cuánto de gráfico debería ser? Explica Errando: “Tuvimos que investigar qué calidad de movimiento necesitábamos para la película. La acción real es muy precisa. Con la animación, hay que inventar otra realidad. Mueves un personaje de otra forma. Es otra calidad de movimiento. Tienes todos estos sentimientos que te están dando los actores, pero, por otro lado, queríamos la poesía que puede aportar la animación. Nos pasamos seis meses descubriendo el balance más adecuado”.

Formar un equipo de animadores capaces de darle vida a los diseños de Mariscal también fue un reto. Dice Errando: “En una película, necesitas hacer un gran casting; en la animación los actores son los animadores. Escogimos algunos de los mejores animadores disponibles, todos con muchísima experiencia. Pero luego teníamos que decirles, “Oye, chicos, olvidaros de todo lo que habéis hecho hasta ahora. Aquí no vais a utilizar las herramientas a que estáis acostumbrados. Abandonad las viejas técnicas y comenzad a hacer animación de una manera muy distinta, muy nueva. Algunos reaccionaron muy bien y lo encontraron fascinante, sin embargo otros no y se vieron muy frustrados. Para nosotros era muy fuerte decirle a un gran profesional, “Lo sentimos, esto no es lo que necesitamos”.

Making off

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Dkx2Y7DdrZE[/youtube]

Trailer

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=LgmBLyItITA[/youtube]

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , , ,
Por • 17 Feb, 2011
• Sección: Cine / Técnica