es:lang="es-ES"
1
1
https://www.panoramaaudiovisual.com/en/2014/10/13/bpm-soa-como-driver-de-la-nueva-industria-audiovisual/

¿Cómo se pueden aplicar la gestión de procesos (BPM) y la arquitectura orientada a servicios (SOA) al negocio audiovisual? Carles Rams, CEO de Ebantic, defiende en esta Tribuna que una gestión de procesos basada en una arquitectura SOA es clave para los nuevos modelos de negocio en nuestro sector.

SOA/BPM

Hace ya bastantes años en nuestro sector empezamos a hablar de workflows, y con el tiempo los dotamos de cierta capacidad de gestión, pero siempre desde un punto de vista técnico y limitando los procesos a una serie de operaciones entre sistemas, sin incluir la gestión de las actividades manuales de los usuarios que siguen usando herramientas básicas de comunicación y colaboración como llamadas de teléfono, emails, Excel, Skype, Whatsapp,…

Pero desde un punto de vista empresarial, un proceso incluye tanto tareas automáticas como tareas humanas, y la eficiencia se maximiza cuando somos capaces de gestionar ambos tipos de tareas de una forma unificada con una solución de BPM (Business Process Manager). Muchos sectores utilizan este tipo de soluciones de gestión de procesos para orquestar de forma integral sus operaciones. Por ejemplo telemarketing, servicios técnicos o entidades bancarias.

Por otro lado, todos hemos oído hablar de la arquitectura SOA como la forma de gestionar eficientemente una serie de servicios colocándolos a disposición de las aplicaciones que los requieran. De esta manera un servicio puede ser reutilizado para diferentes aplicaciones y no tener así que introducir ese código en cada una de ellas. Esto tiene muchas ventajas a nivel de mantenimiento, ya que si hay que introducir una modificación en el código del servicio (o incluso sustituirlo completamente), sólo la tendremos que hacer una sola vez, aunque ese servicio esté siendo usado por 10 aplicaciones. Ejemplos de servicios generales pueden ser la validación de un número de pasaporte, de un código ZIP, un generador de UMID,…

Una vez introducidos estos dos conceptos, la gestión de procesos (BPM) y la arquitectura orientada a servicios (SOA), veamos como podemos aplicarlos a nuestro negocio. Imaginemos una arquitectura donde consideramos como servicios nuestros sistemas actuales. Todos ellos acostumbran a tener una API a través de la cual podemos comunicarlos con otros sistemas a través de un BUS.

WorkflowPodemos considerar como servicios al sistema de Tráfico, al transcodificador, al sistema de control automático de calidad, al Media Asset Management, a los servidores de emisión e incluso a la automatización del playout, y, por supuesto,a la plataforma OTT que tengamos subcontratada más las redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube, Vimeo…). Actualmente utilizamos todos estos sistemas de manera aislada y son los operadores quienes establecen las vinculaciones entre ellos siguiendo los procesos definidos por el departamento de operaciones (normalmente en papel).

Pero pensando en clave BPM-SOA y, como decíamos antes, considerando estos sistemas como servicios, podemos vincularlos con un gestor de procesos que se comunique con ellos a través de un BUS que los integre.

Si en un punto del proceso se requiere la transcodificación de un material, el BPM enviará una solicitud al servicio de transcodificación quién la resolverá devolviendo el resultado de nuevo al BPM para que continúe el proceso. Esto lo podemos aplicar a las acciones mas habituales de nuestro sector como el registro en el MAM, envío del material al HSM, publicación en la web, etc…

Pero, ¿qué conseguimos con todo esto además de automatizar las operaciones? Pues desde mi punto de vista, la clave es que estamos abstrayendo la tecnología del negocio. Es decir, que si consideramos nuestros sistemas actuales como servicios dentro de una arquitectura SOA con una gestión de procesos orquestada por un BPM podemos sustituir cualquiera (y digo cualquiera) de los sistemas, incluyendo los mas críticos, sin que ello afecte a la visión del proceso de negocio y, lo más importante, facilitando en gran medida la gestión del cambio para los usuarios ya que ellos no interactúan con los sistemas.

Una gestión de procesos basada en una arquitectura SOA es clave para los nuevos modelos de negocio que están apareciendo en nuestro sector y que exigen unas operaciones flexibles y dinámicas que se puedan adaptar de forma rápida a las exigencias estos nuevos modelos. La gestión de procesos nos permite incorporar nuevas tareas de manera eficiente y la arquitectura SOA incorporar nuevos servicios requeridos por la nueva línea de negocio sin interferir a los procesos actuales que tengamos desplegados.

blank

Carles Rams

Co-founder y CEO de Ebantic

crams@ebantic.com

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 13 Oct, 2014
• Sección: Gestión de media, Tribunas