Según Astra, la TDT está afrontando actualmente graves dificultades por la limitación del espectro a la hora de desarrollar nuevos servicios. El primer dividendo digital implicará dos períodos de antenización adicionales, dos nuevos planes de extensión, costes de simulcast y gastos relacionados con la red TDT.

SES Astra Ibérica ha celebrado un encuentro con los medios de comunicación en la mañana del jueves para analizar las consecuencias que para el sector audiovisual supondrán la llegada del dividendo Ddgital, la eclosión de la alta definición y el inminente desarrollo del 3D.

Durante el mes de mayo, Astra ha llevado a cabo un estudio de mercado sobre la situación de la TDT tras el apagón analógico en base a la opinión de 334 empresas instaladoras de telecomunicaciones, entre cuyas conclusiones destacamos que el 97% de las comunidades de vecinos estarían ya adaptadas para la recepción de la TDT, pero también que el 72% de las empresas declara haberse encontrado con problemas de cobertura.

Además, a juicio de Astra, persisten dificultades técnicas que estarían provocando deficiencias en la recepción de la señal en ciertas zonas: interferencias entre repetidores, bien de nueva instalación o reajustados en su potencia, las variables condiciones de propagación en función de la climatología, que provocan pixelaciones o anulaciones de señal,… Por otro lado, según fuentes de la SETSI, el 60% de las llamadas por problemas de recepción son debidos a la instalación.

En cuanto a la solución TDT-SAT empleada para zonas sin cobertura terrestre, a diferencia de otros países europeos, Astra entiende que en España los receptores son caros (instalación entre 350-400 euros cuando no hay subvención), no estándar, no permiten HD ni TV de pago, ni son de libre adquisición. Por su parte, los instaladores deben justificar la falta de cobertura en el área en cuestión para el posterior estudio y la habilitación (o no) del receptor a criterio del operador Abertis.

Dividendo digital

El dividendo digital es la banda de frecuencias UHF que pasará de TV a otros servicios. En una primera fase se contempla la banda entre 790 y 862 MHz (canales del 61 al 69 de TV) actualmente empleada para TDT. Antes del 1 de enero de 2015 se tiene que dejar de utilizar esta banda por el servicio TDT, para darle servicios de banda ancha a dispositivos móviles a velocidades de hasta 100 Mbps, muy superiores a las actuales a nivel europeo.

Actualmente existe un creciente entusiasmo por parte de los usuarios en la utilización de servicios de banda ancha móvil. A fines de 2009, a nivel mundial el número de abonados a la banda ancha móvil era de 640 millones, y bajo el impulso de la creciente demanda de teléfonos inteligentes, nuevas aplicaciones y servicios de redes este año el crecimiento será superior al 30%, superando los mil millones (según estadísticas ITU).

Para el director Ggeneral de SES Astra Ibérica, Luis Sahún, “la banda de 800 MHz es de alta calidad, y permite un gran alcance en la propagación de la señal, mayor penetración de la señal en los edificios, mayor simplicidad en el diseño de los equipos y, en una primera fase, se estima que su explotación supondría un valor añadido a la economía europea de 44.000 millones de euros en los próximos 15 años”.

El directivo ha continuado afirmado que “todo apunta a que se producirá un desarrollo tecnológico exitoso gracias al dividendo digital, y en un escenario como el previsto (una demanda creciente de liberación de banda), ya existen estudios (Analysys Mason Report for the European Commission “Exploting the Digital Dividend a European approach-14 August 2009-Ref 13496-386) realizados por encargo de la Comisión Europea que contemplan, entre otras opciones, eliminar totalmente la TDT de la banda actual 470 a 862 MHz a partir de 2020, para destinarla a otros usos”. En ese caso, “entendemos que las previsiones invitan a contemplar medios más eficaces y económicos como el satélite para la difusión de la seña de televisión lineal”.

Dos fases de actuación

En España, la aprobación del Real Decreto 365/2010 tras el apagón implica dos fases de actuación. En la primera, se contemplan los compromisos de la Administración en la asignación de los nuevos canales de televisión a los radiodifusores (el proceso se extenderá durante los próximos 6-9 meses). Esto implicará una nueva antenización en las comunidades de vecinos para adaptar los amplificadores a los nuevos canales . También conllevará un segundo plan de extensión de la TDT, en áreas no cubiertas en virtud de los compromisos de los radiodifusores, ligado a nuevas costes en las Comunidades Autónomas. Si tomamos como referencia el Primer Plan de Extensión, éste ha supuesto 300 millones de coste inicial más 70 millones anuales durante los próximos diez años (totalizando 1.000 millones de euros).

En una segunda fase, será necesario migrar los canales para liberar la banda de 800 MHz (primer dividendo digital). Esta reorganización implicará nuevamente costes relacionados con el aislamiento de la red de datos de la de TV, replanificación del espectro, ingeniería de sistemas de transmisión e infraestructuras, una tecera antenización y plan de extensión de la TDT. También serán necesarias nuevas campañas de comunicación al ciudadano.

Está legislado (Ley de Economía sostenible) que los costes que supone esta reorganización del espectro radioeléctrico serán sufragados por la Administración con los ingresos obtenidos en las licitaciones públicas que se convoquen para asignar espacio radioeléctrico.

Estos costes dependerán de la utilización de esta banda en cada país, en algunos ya se había planificado con suficiente antelación el no utilizar esta banda para la TDT, por tanto los costes serán mínimos, en otros como es el caso de Reino Unido, la migración de banda en una primera fase tan sólo afectará a tres canales y cuentan con menos de 500 repetidores. En todos estos casos los beneficios obtenidos por el dividendo digital ayudarán a paliar el déficit importante de los países.

Esta situación contrasta con el caso de España, en el cual la migración afecta a toda la banda y contamos con más de 5.000 emplazamientos TDT. Por tanto, SES Astra considera que los costes serán muy elevados suponiendo un ingreso neto muy inferior al obtenido en otros países.

En palabras de Luis Sahún, “esperamos y deseamos que la Administración sea cuidadosa a la hora de definir las ayudas de forma que se respete la legislación comunitaria vigente en Ayudas de Estado”.

A partir del exitoso desarrollo de la Banda Ancha móvil, los operadores han solicitado ya ampliar el espectro dedicado a este servicio en unos 100 MHz más, en lo que se conoce como el segundo dividendo digital. Lo cual impactaría en reducciones adicionales del espectro dedicado a TDT en la banda 470 MHz a 790 MHz.

¿Desaparición de la TDT?

En los estudios mencionados anteriormente existe un planteamiento que contempla la posibilidad de que la TDT desaparezca completamente de la banda de 470 MHz a 790 MHz, aplicándola en su totalidad a los servicios de Banda Ancha móvil.
Este escenario se analiza bajo el punto de vista de su mayor contribución a la generación de valor al dedicar dicho espectro a usos de mayor utilidad para los ciudadanos. Dentro de esta opción se recomiendan una serie de acciones de coordinación a nivel europeo tras el primer y segundo dividendo digital.

Del éxito de estos desarrollos dependerá el futuro o la extinción de la TDT en su concepción actual.

HDTV y 3DTV

Tanto en medios de producción como en contenidos de calidad, capacidad de transporte y equipamiento de usuario, la HDTV y la 3DTV son ya una realidad.

Estos servicios requieren espectro adicional a los servicios de TV estándar, por tanto la TDT presenta una nueva limitación para hacerlos llegar a los ciudadanos, a diferencia del satélite, que se presenta como el medio idóneo. A modo de ejemplo, Astra emite 123 canales en HD en Europa, y un canal Astra 3D. Actualmente en España se emite en 3D el Mundial de fútbol a través de Digital +.

En otros países las TV Públicas ya utilizan el satélite para hacer llegar a los ciudadanos la TV en HD y 3D. En el año 2014, se prevé que haya 56 los millones de receptores de TV en 3D presentes en los hogares.

Sahún ha concluido afirmando que “desde Astra no se entiende por qué, ante este panorama, en España se ha focalizado la digitalización de la televisión únicamente hacia la tecnología terrestre. Somos testigos de una verdadera revolución del mundo audiovisual, un cambio tecnológico en el que los nuevos avances se implantan de mano del satélite. Así sucede con la Alta Definición y con el 3D. Una solución libre vía satélite (TDT-SAT libre) no sólo es infinitamente más barata, sino que solucionaría todos los problemas de cobertura y es el soporte perfecto para una difusión democratizada de las innovaciones (HDTV, 3D)”.

Gesellig, teilen!

Hat Ihnen dieser Artikel gefallen?

Abonnieren Sie unseren RSS-feed und nicht verpassen Sie nichts.


Weitere Artikel zu , ,
Von • 1 Jul, 2010
• Abschnitt: High definition, Satelliten, DVB-T