es:lang="es-ES"
1
1
https://www.panoramaaudiovisual.com/en/2011/08/08/mexico-se-debate-entre-el-analogico-y-el-impulso-digital/

Mony de Swaan Adatti, presidente de COFETEL, reconoce que licitar un canal analógico no es la solución; se debe licitar digital. De acuerdo con estudios técnicos, un nuevo canal analógico tendría apenas 58% de cobertura en el territorio nacional.

blankExisten en México alrededor de 25 millones de telehogares, de los cuales apenas cinco millones cuentan con una señal digital, de acuerdo con estimaciones de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL). Esto preocupa a su presidente, Mony de Swaan, quien está determinado a licitar dos nuevos canales de televisión para que todos tengan acceso a esa tecnología.

Su tarea no es sencilla; se opone de antemano la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (CANITEL), por considerarlo un desperdicio. Además, ante el decreto del presidente Calderón de adelantar el apagón analógico al 2015, se yergue la impugnación del Congreso de la Unión. No obstante, el comisionado presidente tiene un plan B, que busca destrabar el embrollo y avanzar en la agenda nacional de telecomunicaciones.

Mony de Swaan Adatti reconoce, según informaciones de Terra Economía, que licitar un canal analógico no es la solución; se debe licitar digital. De acuerdo con sus estudios técnicos, COFETEL ha determinado que un nuevo canal analógico tendría apenas 58% de cobertura en el territorio nacional. Esto, considera De Swaan, es un desventaja para quien resulte ganador, si se considera que tendría sólo 6 megahercios, mientras que TV Azteca tiene 12 y Televisa 24. «lo haría muy poco atractivo y muy poco competitivo», reconoce el titular.

Los canales analógicos ocupan 6 megahercios (Mhz) de espectro y ocupan «guardabandas» de 6 Mhz adicionales para evitar interferencia; (razón por la cual no se utilizan los canales 3, 6 y 8, por ejemplo).

En comparación, los digitales, además de brindar mayor calidad de señal, presentan la ventaja técnica de poder ser transmitidos en apenas 1.5 Mhz y no requerir guardabandas.

Por esta razón, si tuviéramos señales digitales, un concesionario que cuenta con un canal podría transmitir cuatro señales diferentes. Cofetel afirma que hay «suficiencia espectral» para licitar dos canales digitales con 92% y 82% de cobertura, respectivamente.

No obstante, De Swaan reconoce que hay dos problemas para esto: uno de ellos es un marco jurídico emitido en 2006 y reformado subsecuentemente por la Suprema Corte, es decir «parchado», y el otro la baja penetración de la tecnología digital entre la población.

El marco jurídico, explica el comisionado presidente, establece que el criterio económico no podrá ser preponderante en la licitación, al igual que se aplicó en la controvertida licitación 21. Por ello, la Comisión deberá atender con base en criterios objetivos.

El tema de la penetración es mucho más complicado, porque regresa a la discusión que aún hoy está detenida en tribunales: el apagón digital que el presidente Calderón adelantaba en su decreto proponía un subsidio económico a los usuarios, de aproximadamente 60 dólares por persona (10 mil millones de pesos) para que pudiesen adquirir un decodificador, que permitiría la recepción de la señal digital en los televisores convencionales (analógicos). Esto fue considerado por el Congreso como una medida «electorera» y lo paralizó.

Mony de Swaan se queja de que el Congreso critica el decreto presidencial y no propone una solución. De hecho, reconoce que debe ser el propio Congreso quien fije la fecha de apagón como ocurre en otros países; pero él tiene un plan B: «estamos pensando en una contraprestación en especie, es decir en lugar o como complemento a una contraprestación en efectivo, los concesionarios ganadores tuvieran la obligación de instalar los decodificadores en los hogares que hoy no los tienen», lo cual permitiría dejar atrás el debate de si la medida busca un fin electoral, y por otro lado alinear intereses, pues, el principal interesado en instalar un decodificador en los hogares que carecen de uno es el titular de una concesión de un canal digital. Otra opción sería licitar la banda 700, y con esos recursos financiar un subsidio para decodificadores, abunda.

El funcionario aclara que estas propuestas tendrán que ser evaluadas por el pleno, pero es un avance para librar los obstáculos que el Congreso ha impuesto.

Con base en sus mediciones, si mañana tuviéramos certeza jurídica podríamos apagar Tijuana para 2012, el Norte en 2013, el Centro del país para 2014, y completar el apagón para el 31 diciembre de 2016.

La transición digital tendrá un costo; los concesionarios tendrán que realizar inversiones, pero habría flexibilidad, por lo que podrían transmitir señales irrestrictas. Mony de Swaan afirma que el incentivo debe existir.

Al final, la intención es clara: mejorar y ampliar contenidos, incrementar la oferta y la inversión en el sector… todo en beneficio del consumidor.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 8 Ago, 2011
• Sección: Negocios, TDT