es:lang="es-ES"
1
1
https://www.panoramaaudiovisual.com/en/2012/11/29/impacto-de-los-servicios-ott-en-banda-ancha/

Aunque los operadores de la televisión de pago argumentan, con razón, que el impacto que han tenido las OTTs en los abonados de video básico es insignificante, si uno se centra exclusivamente en abonados de banda ancha, que son los que más probablemente tengan acceso a servicios OTT, los números nos cuentan una historia completamente diferente.

blank

Nuevas investigaciones realizadas por TDG han revelado que el 13% de abonados de banda ancha en Estados Unidos, aproximadamente once millones de hogares, no están abonados a servicios de televisión por pago.

El último informe del TDG, los refugiados de la televisión de pago: un perfil primario de cortadores de cable y los que nunca han tenido cable (cord cutters y cord nevers), ofrece un perfil detallado de este pequeño segmento que esta en alza entre los consumidores de entretenimiento en el hogar.

«De acuerdo con nuestra investigación, el porcentaje de hogares con banda ancha que no están abonados a la televisión de pago se ha incrementado desde un 9,5% a finales del 2010, hasta un 11,2% a finales del 2011, actualmente llegando a un porcentaje del 12,5%”, subraya Michael Greeson, socio fundador de TDG y director de investigación. “Aunque los operadores de la televisión de pago argumentan, con razón, que el impacto que han tenido las OTTs en los abonados de video básico es insignificante, si uno se centra exclusivamente en abonados de banda ancha, que son los que más probablemente tengan acceso a servicios OTT, los números nos cuentan una historia completamente diferente”.

TDG separa los refugiados de la televisión de pago en dos segmentos de familias: los cortadores de cable (usuarios de banda ancha que habían estado abonados a la televisión de pago pero que ya no lo están) y los que nunca han tenido cable (usuarios de banda ancha que nunca han estado abonados a la televisión de pago). Aunque es obvio que comparten algunas posturas (ambos segmentos están abonados a la banda ancha pero no a la televisión de pago), los dos segmentos muestran unos perfiles radicalmente diferentes. Los cortadores de cable, por ejemplo, son algo más mayores, con rentas anuales más altas y es más probable que tengan hijos menores de dieciocho años viviendo en casa. Al contrario, casi una tercera parte de los que nunca han estado abonados al servicio de cable tienen unas edades comprendidas entre los 18 y los 24 años, más de la mitad tienen unas rentas anuales de menos de 23.000 € y solo una quinta parte tiene hijos menores de 18 años viviendo en casa.

Mientras que la TDG espera que el número de refugiados de la televisión de pago en ambos segmentos se incremente en los próximos cinco años, son en realidad los que nunca han estado abonados al servicio de cable los que representan el reto más inmediato para los operadores de la televisión de pago. La lógica, indica Greeson, es bastante sencilla. Actualmente el consumidor joven es mucho más sofisticado tecnológicamente que sus predecesores, en particular en todo lo que se refiere a entretenimiento. Llegando como llegan a la mayoría de edad en un mundo de pantallas conectadas por red y de servicios en línea como Netflix y Hulu, estos posibles abonados de la televisión de pago son completamente conscientes de la existencia y de los costes de dichos servicios.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 29 Nov, 2012
• Sección: IP, Negocios