es:lang="es-ES"
1
1
https://www.panoramaaudiovisual.com/en/2017/05/31/cuando-los-streams-buenos-se-vuelven-malos-mantener-y-sostener-la-calidad-de-video/

Cuando se trata de streaming de vídeo, el problema de la calidad puede ser tanto relativo como subjetivo. Por ello, los proveedores de servicios de vídeo coinciden en que es crucial establecer indicadores clave de rendimiento (PKIs).

Streaming (Akamai)

La noción de calidad de vídeo significa diferentes cosas según las personas y abarca un espectro subjetivo tan amplio que “lo bueno” para una persona en concreto podría considerarse “malo” por otra. Para identificar qué factores clave afectan a la calidad de vídeo, Akamai ha encargado recientemente un estudio entre 350 Directores de proveedores de servicios de vídeo DTC (directos al consumidor), también conocidos como OVSPs (proveedores de servicios de vídeo over-the-top).

Entre las personas encuestadas, casi la mitad ya había lanzado un servicio. Un 21% pensaba lanzar uno en los próximos seis meses, y casi una tercera parte el año próximo. Además, un 22% no tenía prevista ninguna fecha concreta, o no sabían seguro cuándo lanzarían el servicio. Esto sugiere que el buen ritmo al que se lanzaron los servicios de vídeo DTC u over-the-top seguirá en 2017 y más allá.

Si alguien tenía alguna duda acerca de cómo dichos profesionales se toman en serio la calidad, los encuestados indicaron de forma aplastante que la consideran como el factor más importante a la hora de afectar a su servicio.

Pero, ¿qué contribuye exactamente a hacer que la calidad del streaming de vídeo sea buena o mala? En un apartado del estudio se les pidió a los encuestados que hicieran una lista de los tres principales factores que pensaban que afectan en mayor medida a la calidad de vídeo.

Hemos clasificado las respuestas más abajo para crear una lista de cinco razones principales:

1.- Rebuffering. Las interrupciones de vídeo frecuentes y/o de larga duración son la manera más segura de perder audiencia, según la gran mayoría (84 por ciento) de los encuestados. Esto puede ser el porcentaje de todos los streams de vídeo afectados por un caso de “rebuffering” (almacenamiento en memoria), o por el número medio de veces que se interrumpe la reproducción de un vídeo.

2.- Sincronización de audio. En segundo lugar, con un 69 por ciento, el audio que está o bien adelantado o bien retrasado en relación con el vídeo causa importantes molestias. De hecho, los estudios han mostrado que los problemas de audio pueden ser más intrusivos para los espectadores que los problemas de vídeo.

3.- Pixelación/desenfoque. Conformando el consenso de los tres principales problemas que afectan a la calidad (60 por ciento) es la pixelación de vídeo o el desenfoque durante la reproducción, lo que se asocia comúnmente a la entrega de bitrates no apropiados.

4.- Tiempo de carga. Curiosamente, un punto importante se coloca después de los tres primeros factores que afectan a la calidad de vídeo. El tiempo de carga o de inicio fueron indicados como los tres primeros por tan solo un 32 por ciento de los encuestados.

5.- Latencia. A menudo puesto de relieve en el contexto de deportes en directo está el tiempo de retraso entre la emisión del contenido en TV/cable (o reacciones en medios sociales) en comparación con el streaming. No necesariamente relacionada con el nivel de quejas de los espectadores observado en los medios, la latencia fue uno de los tres principales factores para el 26 por ciento de los encuestados. Esto se debe principalmente al hecho de que las preocupaciones referentes a la latencia se limitan en gran parte al streaming en directo, no a la reproducción bajo demanda.

Streaming

Los retos

Entre los muchos retos a los que las empresas de streaming de vídeo se enfrentan, incluyendo el flujo de trabajo de vídeo y la descarga de tráfico de la red, la provisión de vídeo de mejor calidad es de lejos lo más importante. Los encuestados de este estudio parecían ser totalmente conscientes del impacto del rebuffering y de la lentitud del inicio del vídeo. También reconocen que los problemas de calidad representan la mayor amenaza para atraer y retener los suscriptores y espectadores de su servicio.

Por lo tanto, teniendo en cuenta dichas preocupaciones, ¿qué ocurre cuando los espectadores se encuentran con una experiencia de baja calidad? En primer lugar, el compromiso cae en picado. Otro estudio que emplea datos de Akamai ayudó a demostrar que los espectadores empiezan a abandonar un vídeo si tarda más de dos segundos en empezar a reproducirse. Por cada segundo adicional, un 6 por ciento de la audiencia abandona. A los 10 segundos, casi la mitad de los espectadores se ha ido.

No solo los espectadores se van sino que hay muchas probabilidades de que no vuelvan. El mismo estudio demostró que los espectadores que han experimentado fallos eran menos propensos a volver a visitar el sitio en comparación con aquellos que no tuvieron ningún problema con el vídeo. Esto puede afectar negativamente a la audiencia y puede dañar a la marca.

Dado el claro énfasis en la calidad, no sorprende que el 44% de los OVSPs de este estudio hayan establecido indicadores clave de rendimiento (KPIs) según los cuales pueden juzgar y gestionar las prestaciones de su servicio. El resto tendrá que hacerlo, o como alternativa, comunicar KPIs a las personas de su organización que son responsables de este servicio.

En cuanto al rendimiento de monitorización según los KPIs, los proveedores de servicio adoptan varios enfoques. Casi una cuarta parte (23%) están de acuerdo en dejar que su partner de red de distribución de contenido (CDN) les diga cómo lo están haciendo. Un 31% encarga esta responsabilidad a su equipo de operaciones o a un proveedor externo. El 28% considera que es tanto la responsabilidad del equipo de operaciones como de la CDN con la que trabajan.

Hemos concluido que, aunque la calidad puede ser relativa y subjetiva, una experiencia de entrega pobre puede arruinar toda la inversión en contenido y marketing que un proveedor de servicios puede realizar para lanzar su servicio. Asimismo, puede ser muy difícil recuperarse. Por lo tanto, establecer indicadores clave de rendimiento es crucial, no solo para la empresa, sino también para los consumidores y los anunciantes que están ayudando a pagar las facturas.

blank

Noreen Hafez Ayan

Directora de Marketing de Producto Global de Akamai

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 31 May, 2017
• Sección: IP, Negocios, Tribunas