Entre las más de 340 películas recibidas figuran todo tipo de géneros y formatos, tanto de largometrajes como de cortometrajes, respondiendo así a lo que desde la organización del certamen planteaban como objetivo: “ser un festival con decidida dedicación a la producción audiovisual que manifieste un interés renovador en el lenguaje, tema, formato o fórmulas de producción”.

Más de 340 películas se han inscrito en la 19 edición del Festival de Cine de Madrid que organiza la Plataforma de Nuevos Realizadores. Esta cifra supone la confirmación de un éxito de convocatoria que se hace patente año tras año y que en esta ocasión representa cerca de un 15% más que en la edición anterior. Las obras presentadas pasarán ahora una estricta selección para su posterior exhibición en alguna de las salas previstas por la organización del festival como sedes oficiales: Círculo de Bellas Artes, Sala Berlanga y Cine Doré. Su directora, Elena Medina de la Viña, señala la responsabilidad que supone esta selección: “Nos queda por delante una difícil tarea, la de tener que seleccionar un número limitado de películas para las distintas secciones oficiales del Festival; limitaciones de tiempo y espacio obligan a ello”.

Entre las más de 340 películas recibidas figuran todo tipo de géneros y formatos, tanto de largometrajes como de cortometrajes, respondiendo así a lo que desde la organización del certamen planteaban como objetivo prioritario: “Queremos ser un festival con decidida dedicación a la producción audiovisual que manifieste un interés renovador en el lenguaje, tema, formato o fórmulas de producción, tanto en el cine como en otras manifestaciones audiovisuales que utilizan formas de exhibición distintas a la de la sala cinematográfica, caso de las instalaciones audiovisuales o la creación experimental, declaraba su directora Elena Medina.

A la vista de las obras recibidas queda claro que los cineastas independientes están optando por otras fórmulas de producción, ya que sólo un 17% de las películas han sido filmadas en soporte cinematográfico (35, 16 y s.8 mm.), optando la mayoría por un variado arco de soportes digitales, desde los más profesionales como Cine Alta o Red One, hasta los más alternativos como Mini DV; resulta llamativo, en este sentido, que solamente uno de los largometrajes llegados a la oficina del festival se haya rodado en 35 mm.

La Sala Belanga, colaboradora en el Festival

La nueva Sala Berlanga, antiguo Cine California, depende del Instituto Buñuel y está equipada con todos los sistemas de proyección que se puedan desear para la celebración de un encuentro como éste: proyector de 35 milímetros y proyector digital en 4K, además de la posibilidad de exhibir películas en 3D. Tiene una capacidad de 250 butacas.

En esta sala, recién rehabilitada, el 19 Festival de Cine de Madrid-PNR programará dos actividades. Una de ellas es el ciclo “Pasaron por aquí”, dedicado a los/as socios/as de la PNR que en la actualidad desarrollan su dedicación principal en el campo del largometraje siendo, hoy en día, directores y productores reconocidos. Podremos disfrutar de películas como Las horas del día (Jaume Rosales) o Házlo por mí (Ángel Fernández Santos), entre otras. La otra, será un homenaje a Luciano de Berriatúa,
con proyección de varias de sus obras, así como la presentación de un libro que recoge su actividad como autor audiovisual y como investigador cinematográfico, dedicado al estudio y restauración de películas del período mudo; es un especialista en la obra de Murnau.



Être Sociable, partagez !

Est-ce que vous avez aimé cet article ?

S'abonner à notre Flux RSS et vous ne manquerez pas n'importe quoi.


Autres articles sur ,
Par • 9 Jul, 2010
• Section : Cinéma