Toda simulación de efectos, pero en mayor medida aún, si cabe, las simulaciones de fluidos, implica tener muy claros los requerimientos de sistema y el rendimiento que estos pueden dar en relación al software involucrado. En estos complejos procesos, la tecnología de HP ayuda a Next Limit a romper los límites de la física de una compañía cuya solución RealFlow logró en 2008 un Óscar técnico y hoy se ha convertido en una solución única muy presente en el campo industrial, del videojuego y, por supuesto, del cine y la publicidad.

Fundada en 1998 por los ingenieros Ignacio Vargas y Víctor González, el desarrollo del primer simulador de fluidos para el mundo de los efectos digitales bajo la denominación RealFlow posicionó a Next Limit en un referente mundial de primer orden. Desde el desarrollo de RealFlow que, como admiten sus fundadores comenzó como “casi como un juego”, llegarían nuevas herramientas de software avanzado únicas en su género como el simulador de luz Maxwell Render o XFlow, una herramienta para fluidos dirigida a ingenieros y científicos.

A lo largo de su exitosa historia, la plantilla de Next Limit ha ido creciendo con ingenieros y expertos en diversas áreas de la simulación que apuestan por crear nuevos productos mediante un modelo de investigación y desarrollo continuo, logrando una sólida reputación en la creación de software innovador, invirtiendo cerca del 50% de su presupuesto en I+D. Ésta sería una de las claves para su fuerte expansión y es que como su propia denominación refleja, avanzan siempre buscando nuevos límites en los que la investigación y la innovación son el mejor remedio para superar cualquier crisis y mantener la estabilidad a largo plazo.

Víctor González, co-fundador de Next Limit, ha comentado a Panorama Audiovisual que la apuesta de la compañía por el I+D, “lejos de una obligación, es un ADN que llevamos dentro. Por vocación, siempre hemos querido innovar planteando un I+D por convicción orientado a la venta”.

Proyección internacional

Desde los comienzos de esta aventura empresarial, y pese a tener su sede en Madrid, su orientación fue unívocamente internacional. Pese a que el primer producto, RealFlow, se orientó al mercado de los efectos digitales, con los ojos puestos en Hollywood, Next Limit nunca ha partido de un concepto exportación, ya que todas sus soluciones se han dirigido de una manera natural a un mercado mundial. A partir de ahí, las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, especialmente Internet, han ayudado sobremanera a contar con clientes en todos los rincones del planeta.

Next Limit cuenta, además, también con una plantilla internacional (aproximadamente el 30% no son españoles) y eso permite transmitir al resto de la plantilla el sentido de empresa global. Incluso, muchas de las reuniones en Next Limit se hacen en inglés, casi como idioma oficial de la compañía. Actualmente, la empresa tiene delegada una persona en Los Ángeles para gestión y soporte comercial del producto RealFlow dando así un servicio próximo a los cientos de empresas de producción y postproducción que se concentran en California.

RealFlow, una tecnología de Óscar

RealFlow es un software simulador de física orientado estratégicamente al mercado de efectos digitales. Este producto independiente, ya que no se trata de un plugin, permite crear escenas complejas en las que los elementos naturales, especialmente los fluidos, tienen todo el protagonismo: la lava de un volcán en erupción, un mar en plena tempestad, la inundación de una ciudad, las salpicaduras de sangre milimétricamente estudiadas, la destrucción de una fortaleza… todo el posible. RealFlow simula la interacción de materiales sólidos con fluidos, tal y como las leyes físicas dictan, o incluso permitiendo la modificación de esas leyes para crear efectos más artísticos. Cuenta con una tecnología innovadora en constante evolución desarrollada por el grupo de ingenieros de Next Limit. Desde su lanzamiento en 1998, RealFlow ha ido cada vez más allá habiendo desarrollado hasta la fecha un total de cinco versiones.

RealFlow obtuvo en 2008 un Óscar Técnico (Technical Achievement Award) de mano de la Academia de Cine Norteamericana por ser la primera tecnología de simulación de fluidos para la industria del cine, un galardón que, sin duda, ha ayudado a esta solución a convertirse en un estándar de simulación en este mercado.
Buen ejemplo de ello, son las numerosas películas en las que ha intervenido RealFlow El Señor de Los Anillos, Poseidon, 300, 2012, Avatar, Ice Age, Charlie y la Fábrica de Chocolate, Constantine, Benjamin Button y muchas otras. Otros estudios de menor tamaño también lo utilizan para dar vida a las animaciones más fabulosas tanto en cine como en publicidad.

Víctor González afirma que “RealFlow es el mejor reflejo de lo que queremos hacer, no es tanto la piedra angular sino una cara de la moneda. Surgió de la idea de hacer un producto nuevo, aplicando las matemáticas y los conceptos físicos para simular la realidad, de ahí viene nuestro interés por los videojuegos, la evolución de los sistemas gráficos, la realidad virtual… todo está orientado a crear conceptos simulados por ordenador”.

En este momento, Next Limit trabaja ya en la versión 2012 y es que como, comenta Víctor González, “seguimos trabajando para que el producto haga cosas más complejas, antes era vasos de agua y ahora son tsunamis o explosiones gigantes lo que piden nuestros clientes.

Desde que empezamos a hoy, todos los procesos se han acelerado entre 1000 y 10000 veces. Somos hijos del hardware que hay en cada momento… Hay muchas cosas que sabemos que se harán en el futuro. Proyectos que hoy tardan dos días en renderizar, en un futuro próximo será en tiempo real, conforme avancen las máquinas. Intentamos estar al día de lo último del mercado. Con empresas como Intel o HP siempre hemos tenido una estrecha relación para que nos envíen prototipos para probar la tecnología por delante de lo que vendrá… de esta forma, el producto no se queda obsoleto ya que se adapta a la evolución del hardware…”.

Trabajo con HP

Toda simulación de efectos, pero en mayor medida aún, si cabe, las simulaciones de fluidos, implica tener muy claros los requerimientos de sistema y el rendimiento que estos pueden dar en relación al software involucrado. Ejecutar simulaciones de RealFlow en sistemas HP aporta a Next Limit la fiabilidad, potencia y rendimiento necesarios para llevar a cabo tan complejos procesos.

Siendo HP una marca de confianza para Next Limit, es importante destacar la facilidad de uso a la hora de trabajar con estas máquinas así como configurarlas, gestionar los perfiles de trabajo adecuados para cada equipo de desarrollo y mantener una carga de trabajo óptima. Gestionamos las máquinas de la granja de nodos HP a través de los paquetes de gestión de red de cada producto, en el caso de RealFlow ejecutan instancias del software controlados desde un Manager para conseguir simulaciones más complejas con varias máquinas calculando de forma cooperativa. Igualmente, en el caso de su software Maxwell Render para render de iluminación, la tecnología de HP les permite lanzar un trabajo de simulación en varios nodos y obtener el resultado en el menor tiempo posible. En ambos casos el hardware HP responde de manera excelente y con una tasa de fallos prácticamente inexistente.

Para este tipo de trabajos, desde Next Limit recomiendan utilizar procesadores rápidos y potentes, ya que afecta directamente a los tiempos de renderizado. Además, si se está trabajando con grandes escenas, será también necesario el uso de grandes cantidades de RAM. Por ello, en su propia granja en la que llevan a cabo las pruebas más exigentes de su tecnología han tenido en cuenta estas necesidades instalado equipos HP con un estupendo resultado en el cálculo intensivo. Gracias a la granja de HP con la que cuenta Next Limit, tanto las simulaciones de fluidos de RealFlow, como los renders de las mismas, para lo que usan Maxwell Render, ya no son un quebradero de cabeza.

Las estaciones de trabajo elegidas son las HP Z600. Se trata de máquinas muy rápidas con procesadores Intel Xeon de 2.40Gh y 12 Gb de RAM en las que se trabaja con Windows 7 a 64 bits dándoles un uso intensivo al 100% 24/7. “Estas máquinas son potencia pura y ofrecen máxima fiabilidad sin problemas”, afirma González.

Otro de los motivos que ha llevado a Next Limit a trabajar con HP es contar con una potencia superior a la media de su categoría y una larga vida útil que permita lanzar en paralelo una simulación o llevar a cabo varias simulaciones en paralelo.

El cofundador de Next Limit sostiene que “la simulación es algo tan duro de mover que se necesita una gran capacidad de procesamiento. En Next Limit tenemos dos fórmulas de trabajo con hardware. Una es el trabajo diario individual de cada persona en el desarrollo, y otra las máquinas de render y cálculo en granja. En el primer caso no importa tanto la fiabilidad y resistencia. En el segundo, hemos buscado una marca que nos responda ya que probamos continuamente todos los productos sometiéndolos a estrés tanto a nivel de máquina como de software. Es muy importante tener máquinas en las que confiar ya que si das una orden de cálculo que va a tardar tres días no te puedes permitir el lujo de volver de un fin de semana y encontrar que has tirado a la basura dos días… Para nosotros es vital la composición de la máquina en cuanto a su robustez y fiabilidad. Cuando tienes una máquina sometida continuamente a estrés sin resetear dos años es cuando el prestigio de HP se nota”.

Viaje del agua, todo un ejemplo en el trabajo creativo con fluidos

Imagen de previsualización de YouTube



Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.


Otros artículos sobre ,
Por • 29 ago, 2011
• Sección: PA Destacado (Suplemento), PA Destacado (Suplemento) AM, Postpro, Suplementos